Lázaro, levántate y corre. 

Artículo por @rood_omar #therunningalmanac

Playlist #Split16K en Spotify

5:10 de la madrugada. Suena mi alarma.

5:15 segunda alarma.

5:20 tercera alarma

5:30 mi ultima alarma suena.

6:40 abro los ojos. No lo podía creer, veo el reloj y me levanto como si el peor de los temblores estuviera sucediendo. Me había quedado dormido, el Split16K empezaría a las 7 en punto y esta vez era hasta Ciudad Universitaria. Me cambio en un minuto gracias a que una noche antes había preparado todo lo que iba a usar durante la carrera; salgo disparado de mi cuarto gritando que me he quedado dormido, tropiezo, despierto a toda mi familia y muy probablemente a los vecinos del departamento de abajo. Mi mamá se ofrece a llevarme para que no pierda tiempo en estacionarme.

6:55 salimos de casa, esta vez no hubo regaderazo frío ni pan con mantequilla de maní. Para desayunar tuve adrenalina y estrés. Subimos al coche y salimos del garage; si a alguien le debo de agradecer que sea un cafre al volante es a ella, mi madre, o a veces mejor conocida como Lola la Trailera.
Tomamos el segundo piso del periférico y emprendimos nuestra veloz ruta hacia el estadio olímpico universitario, bueno no tan veloz, mi madre no quería que tuviéramos un accidente o nos multaran así que tuvimos que mantener los 80km/h reglamentarios. Todo mundo nos rebasaba.
– Písale mamá ya le bajaste a 60.

7:10 llegamos al estadio, un prepotente guardia de seguridad no me dejó entrar al inmueble que por que ya había empezado la carrera. No discutí más, me di media vuelta y corrí entre la hierva y los árboles. Alcancé a otros rezagados corredores saliendo del túnel del estadio, sí, no corrí los primeros 300m y no empecé en la línea de meta, pero ya estaba dentro de la ruta, lo ultimo que me importaba es que me descalificaran por no cruzar el primer tapete de salida.

Empecé corriendo muy rápido, sabiendo que el cuerpo me podría pasar la factura mas adelante, pero no me importó, buscaba escabullirme entre la multitud y rebasar a cuantos corredores se me pusieran al frente.

Poco a poco fui alcanzando a los respectivos pacers y para el kilómetro ocho me encontraba rodeado por corredores que iban a un ritmo de 5:15. La ruta fue laberíntica, marcada por prolongadas subidas y bajadas, llenas de retornos que permitían generar contacto visual con otros corredores.

Llegué al kilómetro 14 y me sentía excelente, pudo haber sido el hecho que durante todo el tiempo fui rebasando gente y psicológicamente me sentía mejor o aquella hora y media que dormí de más, había logrado que mi cuerpo tuviera el descanso que necesitaba, no lo sé, pero de algo estaba seguro, me sentía invencible, mi cuerpo iba a toda la velocidad que podía. Cuando entramos al túnel del estadio, la felicidad me embargaba, sabía que ha pesar de todo el apuro mañanero había hecho una excelente carrera, pero sobre todo, estaba exaltado de saber que la próxima vez que entrara a ese estadio, corriera sobre esa pista y cruzara esa meta ya no sería un corredor más, sino un maratonista.

IMG_5205

Anuncios

2 comentarios en “Lázaro, levántate y corre. 

  1. Muy divertida tu narración. Me encanto la parte: ” …y me levanto como si el peor de los temblores estuviera sucediendo” jjajaja, me ha pasado. En fin, suerte y éxito en tu próximo maratón!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s