21km de fracaso y 25km de renacimiento

Artículo por @manumanuti #therunningalmanac

Cheerleader by Felix Jaehn Remix Radio

El pasado 28 de junio Omar (rood_omar) y yo corrimos juntos otro medio maratón, el split 21k de Adidas. No solo me venció, me reventó y me despedazó.

Y la verdad es que lo entiendo. Somos amigos entrañables, nos queremos y todo, pero cuando nos enfrentamos en las carreras, somos enemigos mortales. No nos interesa competir, sino ganar.

Ambos no nos habíamos entrenado muy bien para la competencia, él por su excesivo trabajo “workahólico” en el despacho de arquitectos, y yo por los viajes interminables por el mundo entero.

El Fracaso

Hasta el kilómetro 10 lo mantuve tras de mí, hasta que de repente lo vi a mi costado, sonriente, fresco, imprimiéndole una velocidad a la pista, fuego, a la que yo no podía acceder sin quemarme antes de tiempo. Me rebasó y ya nunca volvería a verlo.

Ese día me ganó por casi 7 minutos de diferencia, él rompió su récord de 21km y yo quebré mi ingenuo conformismo. Los dos ganamos. Por fin me di cuenta que no podía seguir jugando con mi cuerpo, confiando estúpidamente en que sin entrenar lo suficiente, podría tener un desempeño óptimo.

Esta medalla me lo recordará por siempre. 

21km de fracaso y 25km de renamiento

Al día siguiente, ese mismo lunes, comencé de nuevo. A entrenarme casi todos los días, alternando 10km, un día sí y un día no; a comer más saludable y a tomar menos chelas. A excepción del 15 de julio, mi cumpleaños 29.

El Renacimiento

El pasado domingo 19 de julio, Omar y yo decidimos correr 25 km, desde la Gor-Diana Cazadora hasta los Viveros, una vuelta al parque, y de regreso.

– ¿Cómo vas? le pregunté al km 12.

– ¿Bien y tú? igual, vamos por la otra mitad.

Los dos con nuestros audífonos, durante medio entrenamiento no nos dirigimos la palabra más que para resaltar algún edificio fotogénico (síndrome del instagramero) o para coordinarnos cruzando las calles y esquivando los autos, homicidas desenfrenados. Después, a partir del km 15 decidimos quitarnos los audífonos y platicar el resto del recorrido.

Cuando terminamos nos flaqueaban las piernas; él era la primera vez que corría más de 21 km y para mí fue la segunda distancia más larga después de los 33 km recorridos el año pasado en una locura rosarina en Argentina. Estiramos, nos empezamos a sentir mejor.

– Te das cuenta que mientras mucha gente se está levantando y “crudeando” nosotros ya corríamos 25 km.

– Ya sé, ahorita me voy a comer algo muy cerdo.

Ya me siento en forma de nuevo.

En pocas horas, será el Medio Maratón de la Ciudad de México, ya recogimos los kits y estamos listos. Mi madre también ya llegó desde Xalapa y está muy emocionada. Lo más probable es que Omar me vuelva a derrotar, pero esta vez, será con la frente en alto, siN excusas, dejándolo todo en la pista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s